Cómo será el Jardín Japonés en el Parque Adán Quiroga

222

En un evento realizado en el salón auditorio del Museo Virgen del Valle, el intendente Raúl Jalil entregó el convenio para otorgar en comodato un lote de terreno a la asociación “Japón en Catamarca” con el objetivo de edificar allí un jardín japonés.

El convenio, tal como se explicó en el anuncio formal del mismo, tiene como objetivo exclusivo que la asociación construya el jardín mencionado y que realice actividades culturales en ese espacio. El acuerdo ya fue aprobado por el pleno de los ediles del Concejo Deliberante capitalino.

La parcela otorgada tiene 9.062 metros cuadrados y el plazo del comodato es de 20 años, con la posibilidad de ser prorrogado con el acuerdo de las dos partes intervinientes. El inmueble -tal como se explica en el convenio- es de carácter intransferible y gratuito con el destino exclusivo ya mencionado.

La obra de la construcción del jardín japonés tiene un plazo máximo de 3 años desde la aprobación del convenio por el Concejo Deliberante. Este último estipula que la asociación realice la limpieza del espacio y que concrete el cerrado perimetral. El cerramiento, según explicaron desde la asociación, se hará solamente con flora en vez de materiales duros.

Entre otras obligaciones, el convenio estipula que la asociación presente un plan de actividades culturales en forma anual y no afectar la seguridad, higiene, circulación y estética del lugar. Además, corresponderá a la asociación el pago de los gastos, servicios, impuestos, contribuciones y tasas que correspondan al inmueble.

Como dato clave para tener en cuenta, la cláusula novena del convenio también estipula que una vez vencidos los plazos del comodato -con las prórrogas incluidas- todas las mejoras realizadas al inmueble pasarán a ser propiedad de la municipalidad de la Capital sin derecho a indemnizaciones.

El proyecto

“El proyecto arquitectónico consiste en la construcción de un Centro Cultural lo mas Eco-sustentable posible, donde se pondrán en práctica diferentes tecnologías para lograrlo, por ejemplo a través de un sistema de captación de agua pluvial y de riego, instalaciones inteligentes de iluminación para ahorro de energía, paneles solares para abastecer de energía, biodigestores, sistema de refrigeración geotérmico, azotea verde de barrera térmica, etc. Este proyecto busca difundir y acrecentar la conciencia ecológica y al mismo tiempo demostrar que es necesario pensar y llevar a cabo iniciativas que favorezcan el desarrollo sustentable del ambiente”, rezan los fundamentos del proyecto presentado por la asociación “Japón en Catamarca”.

Miguel Miyashiro, presidente de la asociación, presentó los fundamentos a las autoridades municipales y en los mismos se explica que el objetivo es “mostrar Japón en Catamarca, construir un lugar ejemplar donde se fusione la tecnología con lo tradicional de la cultura japonesa. Todo esto es posible hacerlo en un espacio autosustentable, con una perspectiva ecológica e innovadora que cuente con la infraestructura necesaria para brindar servicios culturales, artísticos, gastronómicos y de esparcimiento para el goce y enriquecimiento intelectual y espiritual de la gente”.

En este sentido, la asociación Japón en Catamarca subraya la importancia del convenio y del desarrollo de un lugar como el jardín japonés. “Japón es uno de los países más desarrollados e influyentes del mundo. Su característica principal es que siendo una sociedad muy moderna y tecnológica aún conserva sus tradiciones milenarias. La costumbre japonesa de crear ‘santuarios paisajísticos’ como refugios de la vida urbana ha prevalecido durante siglos, fomentando la reconexión con la naturaleza. La belleza, el naturalismo y la simplicidad siguen siendo la esencia de la cultura japonesa. En la cultura oriental es muy importante tener un espacio dedicado a la reflexión y la meditación, y el jardín japonés cumple con estos requerimientos. Posee un simbolismo muy importante: es un espacio donde las personas conviven en comunión con la naturaleza, en solidaridad con sus semejantes, buscando la armonía cielo – hombre – tierra”, asegura.