Buenas prácticas con alimentos

585

El control eficiente de los alimentos precisa de una agenda conjunta donde los actores claves se reúnan para trabajar, aprovechar los recursos y maximizar la protección de la salud. Nuevamente las áreas bromatológicas de los municipios de Fray Mamerto Esquiú, Valle Viejo y de la Capital lanza una campaña de información y educación sobre las Buenas Prácticas para la fritura de alimentos, que incluye los siguientes consejos.

* Durante este proceso, los compuestos del aceite sufren termo-degradación y/u oxidación si se someten a malas prácticas y/o elevadas temperaturas de manera reiterada y/o prolongada y se forman ciertos compuestos químicos que a determinadas concentraciones pueden afectar la calidad del alimento y presentar características nocivas para el organismo.

* Por eso es recomendable no consumir la parte ennegrecida del alimento pues también pueden aparecer compuestos nocivos para la salud.

* En los locales gastronómicos los cocineros u operarios de la freidora y todo el personal de cocina están expuesto a los humos provenientes de la freidora con una mala ventilación, y se ha observado que la concentración de algunos de los compuestos que forman parte del humo junto con el resto de compuestos volátiles de descomposición de los aceites, pueden producir problemas similares al humo del tabaco.

Con estas recomendaciones podés disfrutar de una buena comida en tu casa o comercializar de forma segura y cuidar la salud de todos.